Frente Grande

Salta. Argentina. Bienvenid@ a la Red Social del Frente Grande

Carta de un militante de la juventud a Pino Solanas

Carta de un militante de la juventud a Pino Solanas

"Pino, sos un gran cineasta, nadie lo puede negar. Un peronista de la
primera hora que se dedicó a documentar el Movimiento durante la
resistencia y al General durante su exilio. Como olvidar tu obra
combativa y fervorosa "La Hora de los Hornos”, que de forma clandestina
recorría las villas donde la Juventud Peronista daba la vida por Perón.
Verla hoy te pone la piel de gallina.
Tampoco podemos negar que fuiste un político con huevos en los 90 que se
enfrentó con el Menemismo (aunque en un comienzo estabas bastante cerca,
como muchos otros, ilusionados con el traidor de patillas), lo que te
costó sufrir un atentado cobarde por sicarios anónimos.
Nos expusiste la cruda realidad del fracaso de la Alianza, pusiste en la
pantalla, con mucho arte, los destrozos de las privatizaciones y
mostraste que existía una Argentina Latente. Épicos documentales de un
militante.
Es un lastima, Pino, que te hallas alejado de los compañeros, que estés
priorizando tu propia verdad sobre la realidad y que el político no sepa
distinguir entre el documentalista que denuncia y el líder con
soluciones concretas. El cine como herramienta de cambio es válido, pero
no suple la falta de propuestas y la responsabilidad de obstaculizar un
proyecto tras el cual el campo popular y nacional debería volver a ser
uno. Es una lastima, Pino, que cuando hablas en los medios te olvides de
algunas cosas. Pareciera que con el tiempo, algunas medidas de los
gobiernos K van desapareciendo y quedan en la nada, no son buenas ni
malas, no existen. Lo mismo le pasó al Movimiento con la constitución
del 49, esa que tanto queremos: dejó de existir, ni buena ni mala, la nada.
Volviendo al hoy, parece que para vos no existió la estatización de los
fondos jubilatorios y el fin de las AFJP. Si te pones a sacar cuentas, y
estoy seguro que ya lo hiciste, el negocio de las AFJP fue incluso
superior, en los montos y en el saqueo, a cualquier otra privatización,
incluso la de YPF. Así de impresionante fue el negocio al que el
gobierno puso fin, del que nada decís. Se te olvida también la
recuperación del correo y de aguas por el Estado. Es curioso, pero
también se te olvida hacer una mención, aunque sea mínima, a la
recuperación por el Estado de la Fábrica de Aviones de Córdoba,
protagonista de tu “Argentina Latente”: nada, no existió, no pasó. Yo sí
me acuerdo de cuando entrabas a los hangares vacíos con la cámara atrás
y la nostalgia te recorría el cuerpo. Contabas del “Pulqui” y te
remontabas como en una nube al primer Perón.
Ahora no decís nada, justo ahora que esos hangares son nuestros y quizá,
porque no, el “Pulqui” renazca como el ave Fénix, como vos siempre
soñaste. Pero no decís nada. Ya sé que para vos no alcanza, es poco, es
maquillaje. ¿Pero te parece justo decir que la política de los K es más
de lo mismo? Con sinceridad, Pino, ¿realmente pensás así? La verdad es
que no te entiendo, o hay algo que yo no sé. Te olvidas, Pino, de las
reformas de Nilda Garre en el ejército y la derogación del Código de
Justicia Militar (ni el tío Cámpora se metió con eso). Tampoco decís
nada de la Ley de Medicamentos Genéricos que terminó con otro de los
grandes negociados: el de los laboratorios que lucran con la salud de la
gente. ¿Por qué Pino no hablas de eso? ¿Por qué?
Está bien que para sumar votos haya que criticar, y que para criticar
con fuerza haya que evitar cualquier tipo de reconocimiento por más que
sepas, como buen peronista que sos, que son pasos muy importantes,
avances enormes, profundos e históricos, y no meras medidas aisladas o
simple demagogia. Pero no reconoces absolutamente nada. Hasta la
política de Derechos Humanos te parece floja.
¿Y el proyecto de la nueva ley de medios audiovisuales? ¿Y la ley de
reconocimiento al Genocidio Armenio? ¿Y la notable baja del desempleo y
el trabajo en negro? ¿Estas iniciativas no tienen que ver con distribuir
el ingreso? ¿Decís que es más de lo mismo? No creo, Pino, que el
neoliberalismo sea aumentar la obra pública keynesiana para evitar los
despidos y aumentar el consumo interno y la producción. Vos decís que
si, que estamos en la misma. Yo no creo que lo creas. ¿Y la re
negociación de la deuda con los bonistas? ¿Cuanto ahorramos con eso? ¿Y
los aumentos en la inversión para la universidad pública? Nada, no
existen. Tampoco decís nada sobre la decisión política de la gestión
kirchnerista de no reprimir la protesta social. Nada. Un temita menor
que no merece comentarios de tu parte.
Estoy de acuerdo con vos, Pino, los recursos naturales son la gran
deuda, recuperar el subsuelo, el petróleo y terminar con el negocio de
las mineras contaminantes es el desafío que tenemos por delante, como
muchos otros, pero como decía el General “las revoluciones se hacen con
sangre o con tiempo”. La política es un camino largo, con obstáculos
(grandes y sojeros obstáculos) y recién estamos empezando a caminar con
la cabeza en alto, después de años y años de humillaciones, con un
proyecto que puso el pecho y algo más. Ahora hay que profundizarlo, y
para eso hay que defenderlo. Hay errores y muchas dificultades, sin
duda, claro que sí. Pero Pino, hay cosas que no se pueden negar, olvidar
o minimizar: es poco serio (y ético).
Esto recién empieza, el proceso es largo, el enemigo se acomoda (si la
Sociedad Rural Argentina está de un lado, sé donde tengo que estar yo),
están esperando para volver con todo y darnos duro. Se hizo mucho,
muchísimo, y falta más todavía. Pedirle al Kirchnerismo que logre
desmantelar totalmente las estructuras neoliberales, con mas de 50 años
de construcción, en 6 o 7 años, es como haberle pedido a San Martín que
cruce los andes en un día."

por Emilio Gareca (abogado).

Visitas: 2

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Frente Grande para agregar comentarios!

Participar en Frente Grande

© 2017   Creado por dsa.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio

a